Dead Last

Esta semana traemos un party game para grandes grupos de juego con mucha frescura. El juego de esta semana es Dead Last, de la editorial Smirk&Dagger.

32813388670_b78237970d_c

El agresivo juego ha sido diseñado por los noveles Matthew Grosso y Andy Patton, con el minimalista diseño artístico ideado por Hichel Or. Se trata de un juego para grandes grupos, solo apto de 6 a 12 jugadores a partir de 14 años y con una duración aproximada de una hora.


¿DE QUÉ VA?

El argumento del juego es sencillo: tenemos que salir victoriosos de ese duelo de disparos y adrenalina para llevarnos el botín. El objetivo es ser el jugador con más lingotes de oro.

A través de una mecánica de votos simultáneos y mayorías de voto, los jugadores irán eliminándose unos a otros de forma frenética hasta que solo quede un ganador, que obtendrá lingotes, o dos rivales que tendrán que pactar como repartirse el premio…


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

La perfectamente ordenada caja de Dead Last contiene:

  • 12 identificadores para los doce jugadores, cada uno con un color.
  • 12 peanas para colocar nuestras identificaciones y que todos los rivales nos tengan controlados.
  • 12 sets de cartas de votación. Cada set tiene una carta para votar a cada uno de nuestros rivales y una carta de ¡EMBOSCADA!
  • 80 cartas de lingotes de oro, con un valor que oscila entre 3 y 5.
  • 2 sets de cartas de confrontación final que permiten compartir, robar o coger un solo lingote cuando quedan dos jugadores en pie.

32351092284_a78aebc9c0_z

Desgraciadamente, su inserto, pese a tener doce ranuras para cada jugador, no deja un espacio concreto para los sets de confrontación final. Es una lástima que, tras ver un inserto tan bien diseñado y funcional, nos quedemos con seis cartas que no pueden organizarse correctamente. Por lo demás, se agradecen organizadores de este estilo, que facilitan el inicio de la partida de forma evidente.


¿CÓMO SE JUEGA?

Para empezar la partida, cada jugador debe elegir un color que les represente. Sí, ¡al más puro estilo Reservoir Dogs!

32351085474_77f8462cb1_z

Cuando todos tengamos frente a nosotros una peana con el personaje que hayamos elegido, cogeremos un pack de cartas de votación, en las que el reverso coincidirá con el color de nuestro personaje. Tendremos cartas para votar a cualquier jugador posible, por lo que deberemos descartar todos los colores que no hayan sido usados, en las partidas de menos de doce jugadores.

33039159362_3189cc7dab_z

¡Ya podemos empezar!

El juego se basa en distintas rondas. En cada ronda, habrá disparos y muchas bajas, y solo uno o  dos de los participantes accederá a robar uno o más lingotes de oro.

En cada turno, los jugadores llevarán a cabo dos fases

1. CONSPIRAR

En esta parte del juego debemos movernos, hablar, guiñar el ojo, decir verdades o mentiras… pero tenemos que aliarnos. Al ser un juego de mayorías, necesitamos posicionarnos con más jugadores si queremos poder aspirar a seguir vivos en el próximo turno.

Como veremos a continuación, la muerte en Dead Last es algo poco relevante. Las rondas durarán pocos minutos, por lo que, pese a la eliminación de jugadores, volveremos a la acción en breve, no os preocupéis.

Es interesante estipular un tiempo concreto para conspirar. Inicialmente, nosotros pensamos en dos minutos, pero la tensión que se genera al dejar solamente 60 segundos nos hizo cambiar rápidamente de postura. Debemos hablar de forma concisa y, sobre todo, dejarnos de bobadas, pues el tiempo corre.

Cuando el tiempo se acabe, cada jugador deberá haber elegido un voto de su set de cartas. Puede ser una carta que intente eliminar a otro jugador o usar ¡EMBOSCADA! si se siente amenazado.

2. VOTACIÓN Y RESULTADO

Cada jugador habrá colocado una carta de forma oculta frente a ellos. En este momento, daremos la vuelta a todos los votos.

  • El jugador que haya recibido más votos será eliminado.
  • Los jugadores que no hayan votado al jugador con la mayoría de votos serán eliminados.
  • Si un jugador usa ¡EMBOSCADA! eliminará a todos los jugadores que le hayan votado.
  • Si un jugador usa ¡EMBOSCADA! y nadie le había votado, será eliminado.

Como podéis imaginar, en cada ronda habrá muchas bajas. No es tan sencillo como votar todos al mismo, puesto que si este se defiende con su carta, habréis muerto todos. Tampoco podemos fraccionar los votos, puesto que si no somos mayoría también pereceremos… ¿Qué hacer? No es nada sencillo, lo que sí está claro es que en la siguiente ronda nuestras alianzas se verán truncadas y deberemos cambiar nuestros planes.

Así, se irán jugando turnos hasta que pase lo siguiente:

  • Si un solo jugador queda en pie, robará una carta de botín.
  • Si dos jugadores quedan en pie llevarán a cabo la confrontación final.
  • Si todos los jugadores mueren, nadie se lleva el botín.

CONFRONTACIÓN FINAL

Si dos jugadores se mantienen vivos, deberán llevar a cabo una votación especial. En ella, usarán los sets de cartas especiales en las que tienen las siguientes opciones: COMPARTIR, ROBAR o COGER UN LINGOTE Y HUIR.

32813425360_95baacd3ca_z

Incluso en este momento hay lugar para la traición. Si ambos deciden compartir, se repartirán el botín a partes iguales, pero si alguno de los dos elige robar, el rival que quiso compartir habrá sido traicionado, quedándose sin botín. Por si esto fuera poco, si ambos deciden, ante un ataque de absoluta codicia, robar el botín, ninguno de ellos lo obtendrá pero el resto de jugadores serán premiados con un lingote. ¿Interesante verdad? La moraleja es que el egoísmo no es la solución…

33068129521_7b4829de2a_z

La partida avanzará con sucesivas rondas hasta que algún jugador llegue a conseguir 25 puntos, teniendo en cuenta que cada lingote robado tiene un valor de 3 a 5 puntos.

32380629473_7a9eaf2330_z


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Poco espacio nos pide este juego. Más allá de nuestra peana para indicar al resto el color que nos representa, solamente deberemos tener un espacio para el mazo de botines y un pequeño espacio en el que colocar la votación. ¡No hay excusa para no sacarlo en las sobremesas más pobladas!

32813428430_647e71a023_c


¿QUÉ ME PARECE?

Dead Last se define como un juego de colisión social y no le falta razón en su resumen.

En Dead Last se juega en equipos por necesidad y se gana de forma casi irremediablemente individual. Los equipos, por tanto, son laxos, cambiantes e inestables.

Es un juego que podríamos clasificar como party game, y cumple con los requisitos para serlo. Es un juego relativamente rápido y corto, en el que participan, necesariamente en este caso, un gran número de jugadores y las reglas no abrumarán a ningún participante.

La necesidad de tantos jugadores, mínimo 6, es necesaria para que el juego funcione. A decir verdad, pensamos que es un juego que funciona mejor a doce que a seis. Precisamente por la conformación de más grupos en cada ronda y más resultados inesperados.

33039146312_5d14544a77_z

Nos encantó el diseño del juego y el de los propios personajes. Nos vino a la cabeza la película de Tarantino, Reservoir Dogs. No solo los nombres de colores coinciden, sino que se darán situaciones similares a las vividas en ese conocido garaje. La diferencia es que aquí no hay un “malo” pero sí abundarán los traidores, ¡os lo aseguramos!

Es un juego que, por su original idea, no es apto para todas las mesas de juego. Para empezar, es un juego con eliminación de jugadores. Debemos analizar esa afirmación, puesto que las rondas, a diferencia de las de Bang!, durarán pocos minutos; por lo que hay poco margen para el aburrimiento. Habrá muchas mesas en las que difícilmente se juntarán más de cinco personas por lo que éste no será su opción más apetecible. Aun así, si no sufrís esos handicaps, deberíais contar con Dead Last entre vuestras alternativas.

Es un juego en el que claramente las reglas se reducen a la mínima expresión. La belleza se centra en la experiencia de juego. Un grupo de juego animado y con ganas de jugar hará que brille, mientras que un grupo poco interactivo ensombrecerá los resultados. En otros tipos de juego no se nota tanto la influencia de los participantes, sobre todo si el juego se basa en colocar trabajadores, pero aquí sí…